lunes, 25 de marzo de 2013

Buen viaje mi querido Rodrigo



Ya ha pasado una semana y me sigue costando asimilar la realidad. Hoy cumplías 21 años. Es muy doloroso que una persona tan joven nos abandone tan pronto y de forma tan inesperada. El mundo sigue tal y como lo dejaste pero nos ha quedado un vacío enorme. Los padres nunca deberían enterrar a los hijos.

No dejo de recordarte, siempre hemos tenido la misma edad y he vivido muchos momentos contigo desde niño cuando disfrutábamos con inocencia de tantas aventuras. Siempre te imaginé en las imágenes de mi futuro y me está costando aceptar que ya no estarás en  esas escenas. La de cosas que podría contar, esas mañanas jugando en la calle, esas tardes en la casa de abuela escuchando historias, esos días de ir al campo, los días en que nos íbamos de escalada con el tío Román, esos cumpleaños, cenas y comidas familiares, o simplemente cuando te encontraba por la calle, tengo historias de todo tipo con las que quedarme.

Cuando una persona muy querida tenía problemas difíciles, antes de que yo pudiera llegar allí estuviste tú, salvándola, protegiéndola, desinteresadamente como solo lo hacen los héroes. 

Desde tu marcha, me has dejado una profunda tristeza, no dejó de recordar tu risa. Y te veo tan alegre mientras cantábamos villancicos todos juntos en casa de la abuela hace poco más de dos meses…

Se va una persona muy joven con muchas ganas de vivir, de luchar, la vida es realmente incoherente, eso sí, has vivido 20 años disfrutándolos como nadie.

Porque hay gente que vive mucho más en 20 años que otros que llegan a los cien y son verdaderos muertos andantes. Hay que disfrutar de cada detalle de la vida y yo creo que tú fuiste de los primeros, de los que sabían vivir la vida.

Me molesta enormemente ver a la gente amargarse por cualquier tontería y discutir por cosas que realmente no tienen importancia. Hay que valorar la vida, es maravillosa y se queda corta para disfrutarla. No dejaré de hacer locuras nunca, de ser alegre y siempre te recordaré.

Nos has dejado muy tocados pero nos daremos mucho cariño, la familia se necesita más que nunca. Te has ido demasiado pronto y vamos a extrañar mucho tu presencia.

Ahora me gustaría que algunas de las teorías de la abuela fueran ciertas, pero pensándolo bien algo tienen de verdad, no seremos inmortales pero has dejado tu huella muy profunda en este mundo, en muchísima gente que te quiere.
Has triunfado en esta vida, te has rodeado de muchas personas que te amaban, porque has sido una persona auténtica.

No he visto tu cuerpo porque quiero tener tu recuerdo alegre en vida. Me han dicho que al irte, tu cara expresaba tranquilidad y felicidad, espero que lo que hayas visto al marcharte te haya gustado.

El cielo ahora se lleva un artista, acércate a todos los que están allí que te quieren mucho y  hazlos disfrutar con tu música, algún día nos reencontraremos.

Me gusta imaginarme que estás ahí, con el abuelo y los que se fueron antes, observándonos entre risas y esperando que nos pongamos a disfrutar de la vida ya, porque un día nos reuniremos todos de nuevo, contaremos chistes e historias, reíremos y será un momento realmente maravilloso.

Sé muy bien que nos has querido mucho, cuida de tus padres y hermanos, de todos nosotros, de tus amigos y guíanos para que podamos rehacernos, salir de esta pesadilla y ser felices. Ayúdanos a disfrutar más los unos de los otros.

Pondré tu foto en mi habitación, te seguiré dando los buenos días y las buenas noches. Agradezco muchísimo que hayas estado presente en mi vida, ha sido todo un privilegio. Sé que ahora solo me salen lagrimas de tristeza por tu rápida marcha pero te prometo que te recordaré siempre con mucho amor y alegría mi querido primo Rodrigo.

Te extraño. Te quiero. Eres grande.

















video